Niña de 6 años casi pierde la vida por culpa de una bacteria letal en la saliva de su gato

La pequeña Alice Hudson casi pierde la vida luego de que su gato le mordiera el brazo mientras estaban jugando, provocándole pasteurella, una infección letal.

De acuerdo al portal de noticias NBC, la menor de 6 años sostenía una pelota de juguete cuando Tigger, hundió sus dientes en el brazo de Alice.

«Alice fue a lanzar su pelota y cuando él corrió a buscarla, ella también lo hizo. Cuando ella la agarró, él le mordió el brazo en lugar de la pelota. No estaba siendo cruel, solo estaba jugando», dijo su madre, Chantelle.

 

Cuando se dio cuenta que la niña gritaba de dolor, inmediatamente pasó la extremidad de Alice por debajo de la llave de agua fría y aplicó una medicina curativa. «Sabía que se había lastimado por el grito que soltó, Tigger sabía que él también la había lastimado, así que escapó», comentó.

Sin embargo, horas más tarde la pequeña aún se quejaba del dolor, por lo que su padre, Michael, llamó al 911 y le dijeron que buscara a un médico.

Al día siguiente, los médicos de la unidad de traumatología de Hull Royal Infirmary, Inglaterra, le dijeron que cuatro de las cinco marcas de su extremidad estaban infectadas y necesitaban ser limpiadas con anestesia general. Por desgracia y luego de practicarle ciertas pruebas, le informaron que su hija había contraído Pasteurella, una bacteria mortal que comúnmente se encuentra en la boca de los gatos.

 

Debido a esto, le explicaron que tendrían que realizarle una operación a Alice para extraer el tejido infectado, y que debía permanecer en el hospital durante tres días.

«Alice estaba gritando de agonía y no dejaba que nadie le tocara el brazo, pues algunas heridas punzantes estaban superando pus», relató su madre.

«Realmente no habló durante los primeros diez minutos después, cuando llegamos allí, simplemente parecía muy cansada y su rostro estaba rojo brillante», detalló uno de ellos.

La pequeña Alice recibió antibióticos por vía intravenosa durante las primeras 48 horas y fue enviada a casa con antibióticos orales por dos semanas.

Además, su madre confesó que inicialmente Alice dudaba de acercarse a Tigger, a quien también llamaba su «hermano».

«Cuando Alice llegó a casa del hospital. Tigger seguía acercándose a ella con la cabeza agachada como si supera que ella no había estado en casa por su culpa”.
«Creo que fue un shock para Tigger porque ella no estaba jugando con él y no quería sentarse a su lado», agregó.

 

En un inicio la madre creyó que el personal médico estaba exagerando, ahora alerta a todos los padres y expertos a revisar las mordeduras de animales, sin importar cuán insignificantes parezcan.

Afortunadamente, el brazo de Alice se ha recuperado sin complicaciones. Tigger y ella volvieron a ser los mejores amigos.

La Healthy Children Organization describe a la Pasteurella como a unas bacterias que se encuentran en la boca de la mayoría de los gatos, así como en un número significativo de perros y otros animales. Puede causar una infección grave.

Los síntomas comúnmente inician 24 horas después de que han mordido o rasguñado a la persona. Algunos de ellos incluyen: hinchazón, enrojecimiento, calor y sensibilidad en la piel, algunas veces con secreción de pus.

En la mayoría de los casos, el tratamiento consiste en el consumo de medicamentos antibacteriales durante 7 o 10 días.

Algunas medidas de prevención en los pequeños son no permitir que las mascotas los laman y enseñarles a no acercarse ni tocar mascotas desconocidas, o bien, no molestar a los animales mientras están comiendo.

Comparte este artículo para evitar más accidentes de este tipo.