Perrito rescatado acompaña a su dueño a trabajar todos los días

perrito-trabajando--wordpress

Los perros cada día nos sorprenden más, y es que no solo son una fuente eterna de ternura y amor, ahora también demuestran que están capacitados para cumplir con jornadas laborales y ser empleados responsables.

La historia que nos cita el día de hoy es sobre este perrito que lleva por nombre Perrote, este labrador dorado acompaña todos los días sin falta a su dueño al trabajo. Esta situación ha tomado por sorpresa a todos los compañeros de este hombre por el hecho de tener un perro tan trabajador que ha llegado a ganarse un puesto más en la Refinería Francisco I. Madero de PEMEX, en Tamaulipas, México. ¿Dónde se puede adoptar a un perro igual?

¡Solo miren con qué profesionalismo porta el casco de seguridad!

Pero la vida no siempre fue dulce para nuestro perruno amigo. Perrote solía vivir en la calle en pésimas condiciones, pasaba días sin probar alimento, se encontraba desnutrido y maltratado, hasta que un día, quien ahora es su dueño lo rescató de su fría soledad. El hombre le dio un techo y comida, pero no solo eso, le ofreció cariño sincero que Perrote le regresó con su fiel compañía.

Fue tan grande su vínculo que Perrote no podía quedarse solo, él cada mañana buscaba una nueva forma de escaparse para poder acompañar a su amigo al trabajo. Ver a Perrote en la refinería se convirtió en una normalidad por lo que a la empresa no le quedó más remedio que “contratarlo”.

¡Nadie puede negarle la entrada! Perrote ya tiene su gafete de identificación con foto y todo.

“Anda por todos lados junto al trabajador que lo atiende. Todo mundo ya lo reconoce por su casquito. Tiene hasta un gafete de PEMEX con su foto, como tipo una placa de identificación que todo mundo trae ahí con su nombre”, comenta en redes sociales Rocío Patiño, presidenta de la asociación protectora de animales M.I.C.A.S.A.

Los compañeros que tienen la fortuna de convivir con esta ternura canina a diario comentan que Perrote es muy tranquilo, obediente, juguetón y muy cariñoso, que poco a poco se ha ido ganando su lugar entre los empleados.

Yo le daría el reconocimiento de empleado del mes siempre, solo por ser tan adorable y trabajador.

Nadie de la compañía puede negar que, desde la llegada de Perrote, el estrés en el trabajo ha mejorado, él les comparte su ánimo y alegría.