Deja de buscarlo. ¿Cómo dejar de querer a quien ya NO te valora?

No busques a quien no le haces falta, a quien no te extraña, a ese que no tiene ni un segundo para ti y no hace el mínimo esfuerzo por buscarte ¿por qué perder el tiempo en llamar su atención? Sé que mueres de ganas por demostrarle tu cariño, entiendo que deseas tanto una relación bonita y tierna, pero debes elegir bien a quien le entregarás todo de ti.

Bien dicen que cuando le interesas a alguien, se nota, y cuando no es así, se nota mucho más. Entiendo que es doloroso lidiar con el rechazo de alguien a quien quieres, pero debes aprender a asimilarlo de la manera más adecuada.

Ahora lo más importante eres tú, si él hace o deshace, es su problema; deséale la mejor de las suertes y concentrarte en ti porque lo mereces. Ponte de pie, arréglate, sal a recorrer el mundo y comienza a hacer todas esas cosas que has dejado pendientes.

La vida es demasiado corta como para dejarla pasar. No busques en otra parte lo que puedes encontrar en ti. El amor que necesitas más es el que solo tu te puedes dar. A continuación te explicaré por qué y cómo dejar de querer a alguien que no te valora ¡Mereces amor sin sufrimiento!

El cariño no se suplica.

Entiende que no es saludable arrastrarse ni suplicar por migajas de un cariño que no te quieren dar. Ponte a pensar que lo único que consigues al hacerlo es alargar el sufrimiento. Las pequeñas muestras de amabilidad no son pieza suficiente para anclarse al deseo de un amor que no puede ser. No te conviertas en la marioneta de las necesidades y antojos de esa persona.

No busques, deja que el viento se lleve lo innecesario de tu vida.

Sé lo complicado que es soltar y dejar ir lo que consideramos nuestro, lo que creemos que nos pertenece, ya sean sentimientos o personas. Pero necesitas comprender que si no los sueltas, estos se pueden convertir en una carga tan pesada que solo traerán dolor y cansancio a tu corazón por el miedo a perder algo que te parece tan importante.

No sientas que al dejar atrás ese sentimiento estás perdiendo la oportunidad de construir tu futuro, porque en realidad estás tomando la mejor decisión posible: buscar tu libertad. El camino a tu libertad se construye de esas piedras que vas soltando, de esas personas y sentimientos que solo consiguen traer malestar a tu vida.

No lo necesitas, no lo necesitabas antes y no lo necesitarás ahora… así que aprende que soltar es la única forma en la que podrás redescubrir tus fortalezas, asumir tus errores y crear un compromiso contigo misma de alcanzar nuevas metas. Evita que las cosas negativas le quiten espacio a lo positivo.

No es más fuerte quien más soporta, sino quien es más capaz de “soltar”.

Suelta lo que no trae alegría a tu vida, suelta si no te ilumina ni te construye, si no es capaz de reconocer cada talento tuyo, si dice mucho pero hace poco, si muestra que en su vida no hay lugar para ti o intenta cambiarte por completo. Si simplemente no viene a sumar a tu vida, déjalo ir.

No busques ni vayas detrás de lo que no pueden ofrecerte. Suelta todo lo que te mantiene atada, eso que te hace daño y comienza a ver más allá de lo que te permitías al tener los ojos vendados. Pero por favor, mantente abierta a la posibilidad de encontrar a quien sí quiere formar parte de tu vida.

Debes estar segura de que no hay nada de malo contigo, que nada ni nadie pasa en tu vida sin tener una misión en ella, si no sueltas el pasado no podrás abrazar tu futuro y que si mantienes los ojos abiertos y el alma abierta, podrás encontrar lo que no sabías que buscabas.

Tu más grande y bonito descubrimiento será saber que eres una mujer completa, que aquello que necesitas está ahí, dentro de ti y que definitivamente cada día tienes la posibilidad de convertirte en la mujer más feliz de todas.