Cuidado: señales de que tus pulmones funcionan mal…

pulmones-wordpress

¿Has sufrido dolor de pecho, tos constante y secreciones extrañas? Generalmente los síntomas de alguna afección pulmonar se vuelven más fuertes después de cumplir 25 años, y son una de las mayores causas de muerte a nivel mundial. La falta de ejercicio, el estrés y el tabaquismo son factores que pueden agravar estos problemas, así que debes prestar atención a los siguientes síntomas para revisar que tus pulmones funcionan correctamente.

Si tienes algunos de estos síntomas acude con un profesional ¡Esta información puede salvarte la vida!

8.- Dolor en una pierna

Aunque parezca que esto no tiene nada que ver con los pulmones, lo cierto es que pueden ser síntoma de una trombosis venosa profunda, que es un coágulo de sangre en las venas grandes de las piernas que, si se desprende, puede llegar al pulmón, causando una embolia pulmonar.

Esto puede bloquear el flujo sanguíneo y causar daños severos, incluso la muerte. Así que si sientes dolor, hinchazón o sensibilidad en una pierna, deberías pensar en consultar a tu médico.

7.- Dificultad para respirar

Si cuando caminas o haces tus actividades normales sientes que no puedes respirar hondo, o te cansas haciendo lo que antes podías con facilidad, es importante ir con un doctor a checar que todo esté bien.

Esta dificultad puede ocurrir cuando hacemos esfuerzos leves como subir escaleras o un poco de ejercicio, pero si es crónico, debemos descartar afecciones como el asma, infecciones pulmonares, problemas del corazón, o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, que puede llevar a la muerte si no se detecta a tiempo.

6.- Gripe y tos crónica

Es normal enfermarse de gripe y tos en las temporadas de invierno, o cuando estamos bajo mucho estrés, ya que esto debilita las defensas del organismo. Pero si estas afecciones duran por largos periodos de tiempo, es importante buscar atención médica, ya que esto puede causarnos enfermedades más graves, como bronquitis o neumonía.

5.- Falta de aliento

Si de repente sientes que tu respiración se entrecorta, y esto viene acompañado de una tos que no tiene nada que ver con un resfriado, debes de visitar a un médico, porque algo está afectando tus pulmones. Es importante descartar infecciones de las vías respiratorias, o ver si el estrés es el causante de la falta de aire.

4.- Secreciones extrañas

Existe una secreción llamada esputo, una mezcla entre saliva y flema que se expulsa sobre todo en las mañanas frías de invierno, pero que los fumadores pueden tener más frecuentemente. Si se presenta de forma constante es importante consultar a un médico, sobre todo si junto con las flemas sale sangre, ya que podemos estar hablando de algo tan grave como el cáncer pulmonar.

3.- Silbidos en los pulmones

Si cuando tomas aire sientes o escuchas una especie de silbido en los pulmones, es importante revisar qué está pasando, porque quiere decir que las vías respiratorias están bloqueadas parcialmente. Este síntoma puede ser causado por ataques asmáticos, pero es mejor descartar que pueda ser una enfermedad más grave.

2.- Presión en el pecho

Si sientes como si tuvieras algo pesado encima de tu pecho que te impide respirar bien, y que te provoca tos o fatiga, ten cuidado; ya que de acuerdo al portal Mayo Clinic este malestar está estrechamente relacionado con enfermedades en los pulmones, tales como colapso pulmonar o hipertensión pulmonar; este último es mucho más frecuente en personas con presión arterial elevada. ¡No ignores este síntoma y busca atención médica! Sobre todo si el dolor se prolonga durante un par de horas.

1.- Tos con sangre

Si tienes la necesidad constante de toser, y ves que sale sangre color marrón o rojo brillante, ve inmediatamente al médico, ya que significa que hay una lesión grave en tus pulmones. Este puede ser un síntoma de bronquitis, neumonía o algo más grave como enfisema pulmonar o incluso cáncer.

Es importante mantener una dieta balanceada y realizar ejercicio seguido, tratar de evitar el estrés y visitar al médico regularmente para realizarnos un chequeo y asegurarnos que todo esté en orden.