6 datos sorprendentes del fondo del mar que no sabías

6.- A los delfines les gusta intoxicarse

Los humanos no son los únicos que lo hacen por placer, los delfines también buscan divertirse alterando sus sentidos, esto se descubrió gracias a que la cadena de noticias BBC realizó una investigación y colocó cámaras escondidas bajo el mar captando cómo estos animales buscan al pez globo para masticarlo e intoxicarse con su veneno, ya que esta sustancia tiene un efecto estimulante en ellos.

Lo más sorprendente es que cuando sienten que se han estimulado lo suficiente comparten al pez globo masticado de boca en boca como si estuvieran en una fiesta.


Pero es no es todo, los delfines nariz de botella macho tienden a formar un equipo para atacar a una sola hembra y acosarla para aparearse con ella. La agresión no se limita a miembros de su especie. Incluso se han reportado intentos de agredir a humanos nadadores, y por si fuera poco también acaban con la vida de otros mamíferos marinos y peces por diversión.

5.- Existen animales inmortales


Según National Geographic la medusa conocida científicamente como Turritopsis Nutricula es inmortal, pues tiene la habilidad de rejuvenecer cuando llega a la edad adulta.


De acuerdo con el profesor de zoología Antonio Carlos Marques, del Instituto de Biociencias de la Universidad de Sao Paulo (USP), esta medusa no puede fallecer con el paso del tiempo, sino que todo lo contrario, con el paso de los años sus tejidos rejuvenecen y sus fases de vida retroceden.


Este fenómeno es posible gracias a que sus células pueden transformarse y renovarse por completo, aunque es importante señalar que la única forma que tiene de morir es si se convierte en presa de algún depredador.

4.- Peces caníbales


El lophiiforme es quizá el pez tenebroso más popular de las profundidades del mar por poseer un apéndice en la cabeza que es iluminado por bacterias, pero lo que pocos saben es que los machos se alimentan de las hembras.


En un documental realizado por el canal Discovery Channel se mostró que los machos son 10 veces más pequeños y son unos completos parásitos, ya que cuando encuentran una hembra nadan hacia ella e introducen la cabeza dentro de su piel y encajan los dientes en lo más profundo del cuerpo, parecido a como lo hacen las garrapatas. Una vez que terminan de hacer esto permanecen unidas a ellas para siempre alimentándose de su carne, pero a las hembras parece no importarles en lo absoluto y los llevan con ellas a todas partes como si tuvieran gusanos saliendo del cuerpo.

3.- Los tiburones nunca duermen

¿Sabías que los tiburones fallecerían si dejan de nadar? Así es, necesitan estar toda su vida nadando y no pueden descansar nunca. Según la revista Muy interesante los tiburones no poseen un órgano llamado vejiga natatoria, que es una bolsa de aire que ayuda a los animales marinos a flotar, por eso, si dejaran de nadar se hundirían hasta lo más profundo del mar, además, los tiburones solo pueden respirar cuando el oxígeno del agua les entra por las branquias, lo cual ocurre cuando se mueven, por lo tanto, si dejan de nadar también pueden fallecer por asfixia.

2.- Animales abusivos


Las nutrias marinas siempre han causado una sensación de ternura con tan solo verlas, pero debemos advertirte que existe un lado muy oscuro sobre estos animales. Según información de la revista Muy Interesante las nutrias son extremadamente crueles y malvadas cuando quieren aparearse, llegando a abusar y acabar con la vida de las hembras. Además, se les ha visto cometer abusos en contra de los bebés de otras especies.

1.- Las orcas y su temible hábito


Sin duda uno de los peces que más nos ha emocionado gracias al mundo del cine, pero lo que pocos saben es que es que en un impactante video de National Geographic se demostró cómo las orcas cazan a leones marinos y que después de dejarlos sin vida no se los comen.


Parece increíble, pero en muchos casos se ha documentado que estos animales atacan a pequeños pingüinos para después jugar con sus restos, como si se tratara de un macabro juego de pelota.


Nos queda claro que la naturaleza marina es uno de lo más grandes tesoros que tenemos, pero que a veces puede llegar a ser muy extraña e incluso escalofriante.