Le dio su lonche a perrito hambriento y su historia se hace viral

mujer-da-comida-a-perrito-de-la-calle-wordpress2

¿Cuántos perritos callejeros no vemos a diario? A veces estos seres se acercan a nosotros buscando alguna respuesta de cariño con las patitas tambaleantes por no haber comido en días y desesperados buscan refugio en nuestros brazos. Comúnmente todos los intentos de estos tristes perritos son rechazados, pues nos hemos acostumbrados a ser indiferentes a sus desgracias e ignorar sus miradas desconsoladas y seguir adelante con nuestras vidas. 

Por eso, personas con el corazón abierto como esta vendedora son consideradas heroínas de la humanidad.

Renata Honorio, la vendedora de 42 años de edad originaria de Brasil, cumplía con sus tareas laborales como ella acostumbra, cuando por la puerta vio entrar a un perrito con la vista agachada que lucía bastante decaído. Ella por un momento pensó que sería el perro de algún cliente que iba a comprar algo en el local, pero tiempo después se percató de la soledad del perrito que poco a poco se iba quedando sin fuerzas. 

Renata hizo contacto visual con el can, lo miró a los ojos y vio una tristeza que le conmovió el alma y que hizo que sintiera una angustia en el corazón. 

“Cuando lo miré, vi una mirada triste que me dolió el corazón. Como no tenía comida en ese momento para darle de comer, subí y conseguí la única comida que había traído para el desayuno, un pan”, relató Renata.

Ella se acercó al perrito lentamente para no asustarlo y se agachó hasta estar a su mismo nivel y le ofreció lo único que tenía, un pedazo de pan y su cariño, que no era mucho, pero de algo serviría.

Todos los presentes se conmovieron ante el increíble gesto que esta mujer le mostraba al perrito, una de ellas fue su compañera de trabajo que no perdió la oportunidad de fotografiar ese bellísimo momento para después compartirlo por redes sociales.

Muchos comentarios comenzaron a llegar y rápidamente se volvió viral, las personas que escribían enaltecían los hermosos sentimientos de Renata y pedían que hubiera más personas con su mismo corazón ayudando a los animales que lo necesitan, por que como este perrito hay miles de casos de animales callejeros.

El perrito terminó su pequeño almuerzo, jugó un poco con la mujer y después se retiró del sitio para buscar un nuevo rumbo que le diera la misma suerte que encontró en ese lugar. Renata se lamentó de no poderse llevar al cachorro a su casa, pues ella ya tiene varios animales rescatados en su casa y su sueldo de vendedora no le alcanza para poder proteger a más animales, pero ruega porque este perrito encuentre casa y a una familia amorosa que lo quiera mucho.

Si alguno de nosotros tiene la oportunidad de ayudar a un animal que lo necesita, no dudes en hacerlo, ellos también sufren, nosotros podríamos cambiar esa situación y hacer la diferencia.