Extrañaba a su dueño, y tuvieron que vestir a un maniquí con su ropa

perrito-maniqui-wordpress3

No hay manera de medir la magnitud que alcanza a tener el vínculo entre un hombre y su perro, porque para los canes podemos llegar a ser el centro de su universo, lo único que les importa en el mundo y entregarnos todo su amor sin mesura. Tal es el caso de este perrito pug que no encuentra donde ahogar la tristeza que le provoca la ausencia de su dueño cada vez que se va de casa, pues ha sido desde el primer momento su razón de ser.

Para el perrito pug de avanzada edad, llamado Shorty, lo único que le interesa en su vida es su dueño Marc.

Kristen Peralta, esposa de Marc, quien era la primera testigo del sufrimiento de Shorty, no encontraba una solución para sanar de su mal a su pobre perrito, hasta que su madre le sugirió realizar un divertido experimento. Kristen y su madre fueron a comprar un maniquí para luego vestirlo con la ropa de Marc, incluso ponerle algunas mangas que simularan sus tatuajes, proyecto al que nombraron “FARC”.

Ambas creían que FARC sería una buena excusa para tomar fotos divertidas, pero se llevaron una sorpresa cuando Shorty felizmente encontró consuelo en los tiesos brazos de “FARC”

“Tenemos un pug viejito, Shorty que está MUY apegado a mi marido Marc. Él viaja mucho por su trabajo y desafortunadamente Shorty estaba inconsolable mientras Marc estaba fuera. Así que a mi madre se le ocurrió la idea de hacer a FARC (que significa “Falso Marc”). Lo vestimos con la ropa de Marc y añadimos mangas de tatuaje porque Marc tiene tatuajes. ¡Pensamos que sería una foto divertida, pero FARC funcionó! El pequeño se calmó y dormía como un bebé. ¡Hasta los otros lomitos también querían estar con FARC!”, comentaba en su publicación Kristen junto a las conmovedoras fotos de Shorty y “FARC”.

“FARC”, nombre que se deriva de unir Marc con falso, logró que Shorty dejara de extrañar a su dueño, pues al sentir su ropa y su olor, ella creía que era su dueño, por lo cual pasaba horas enteras recostada al lado del característico maniquí, solo esperemos que Marc no se ponga celoso de “FARC”.

No cabe duda que los perritos son animales que no dejan de sorprendernos, que nos demuestran los más puros y lindos sentimientos.