Castigan a guardia que obligó a presos a escuchar Baby Shark por horas.

guardias-presos-baby-shark-wordpress

Mantener el orden dentro de prisión puede ser muy complicado, tantos prisioneros y cada uno con personalidades dominantes suele ser difícil y en algunas ocasiones los oficiales deben de improvisar formas para mantener el orden, pero la manera en que estos tres oficiales decidieron poner orden, es pasarse un poco de la raya, pues fue considerado “inhumano” la forma en la que trataban de conseguir disciplina. Y ¿Qué fue eso tan grave que hicieron? Pues fue poner a todo volumen y sin parar la canción infantil “Baby shark”.

Aunque parezca imposible esto sucedió en la prisión del condado de Oklahoma, en Estados Unidos y ahora esos oficiales tendrán serias consecuencias. El fiscal de distrito, David Prater acusó a los tres oficiales de delitos menores de crueldad hacia un prisionero y conspiración. Los oficiales Butler y Miles, de 21 años de edad, están acusados de imponer disciplina, mientras que Hendershott, un teniente de 50 años de edad también lleva consecuencias legales, pues el estaba enterado de lo que sus subordinados hacían pero no hizo nada en lo absoluto para detenerlo.

Comenzaron una investigación y encontraron grabaciones de noviembre y diciembre del año pasado de las cámaras de vigilancia, donde se podía ver algunos reclusos en la sala de visitas, donde permanecieron por 2 horas escuchando una y otra vez esta canción sin parar, suponemos que los padres con niños pequeños deben comprender lo que vivieron estos reclusos. Además los colocaban frente a la pared, con las manos esposadas detrás de ellos. “trabajamos sistemáticamente y usamos la cabina como un medio para disciplinar a los reclusos y darles una lección, porque sentíamos que la acción disciplinaria dentro del Centro de Detención no estaba funcionando para corregir a los internos”. Declararon los oficiales.

El Fiscal Prater dijo que desafortunadamente no podía presentar las acciones de los oficiales como delito grave, pues aunque sus métodos eran inusuales, estas prácticas no aparecían en los estatutos de delitos graves que se ajustaran a lo sucedido, “la música puso un estrés emocional indebido en los reclusos que probablemente ya sufrían de factores estresantes físicos”, dijo el investigador sin conseguir un cambio de opinión.

Es increíble que esto haya sucedido, después de todo parecería una broma de mal gusto, pero no es más que la realidad, de verdad esperemos que este tipo de actos no se repitan, pues es realmente cruel. ¿Tú qué hubieras hecho si estuvieras en el lugar de esos presos?